El arte puede ser divertido

Público interactuando con la obra de Lucy Sparrow.

     Este verano se abrían las puertas de una pequeña y peculiar tienda en Manhattan: “8 Till Late”. La responsable y creadora fue la artista inglesa Lucy Sparrow, quien crea instalaciones donde el público, sin discriminación de edad, puede interactuar con la obra.

     En 2014 creó su instalación “Cornershop” en Londres. El éxito obtenido con esta obra le ha permitido exportar su idea a Estados Unidos. “8 Till Late” y “Cornershop” reproducen la típica tienda de barrio en vía de extinción donde podíamos encontrar de todo: comida, refrescos, productos para el aseo, golosinas, etc. Ahora bien, contado así no parece tener mucho interés. Pero, ¿y si os digo que todo lo que hay en la tienda está realizado con fieltro? La cosa cambia, ¿verdad? Sparrow hace de sus tiendas un paradigma del  trampantojo, buscando una respuesta emocional en su público-clientes, que no dudamos lo consigue.

Productos para el aseo personal realizados en fieltro, creados por Lucy Sparrow.
Lucy Sparrow en su tienda de objetos de fieltro Cornershop.

     En primer lugar, porque permite que  entremos en su juego, dándonos la posibilidad de accionarnos, de  interactuar como si de una obra de teatro se tratase y el actor invitase al público a subir al escenario. El público, habitualmente bastante pasivo cuando asiste a los museos o al teatro, se convierte en actor pudiendo transitar por el espacio, manipular los objetos e incluso comprarlos. En segundo lugar, el aspecto de estas tiendas es muy interesante, atractivo, agradable y divertido, yo diría que parecen jugueterías más que pequeños supermercados, porque los llamativos colores del fieltro, su suave textura y una elaboración muy cuidada y minuciosa, reproduciendo todos los detalles de los envases y de las marcas, hacen que finalmente entremos en una dimensión donde la realidad y la ficción se confunden.

     No obstante, no podemos olvidar que estas obras también tienen su mensaje, en palabras de la propia artista Sparrow: “I want the work to make people think about the loss of community spaces when these small corner shops disappear; to remind them how valuable these corner shops really are and the color they bring to our lives.”

     No sé a vosotr@s, pero a mí me encantaría poder disfrutar de una obra de estas características, donde todo tipo de público, ya sea niños o adultos, puede interactuar y disfrutarla. Además, es un buen sistema para acercar el arte al público y descubrir que no siempre un museo es el espacio ideal para visitar y contemplar el apasionante mundo del arte contemporáneo.

Público interactuando con la obra de Lucy Sparrow.