Así comenzó todo

Bocetos del libro sensorial Tano, Tana y la Luna.

     ¿Quedarme con los brazos cruzados? Ni hablar. Yo soy una persona demasiado dinámica y creativa que no puede estar esperando a que suene el teléfono. Así que he optado, como mucha gente que se queda sin oportunidades laborales, por diversificarme, reinventarme o salir de mi zona de confort. Palabras y conceptos nada fáciles de abordar y que sin embargo, por necesidad, están más que de moda hoy en día.

     El resultado ha sido la creación de juguetes de tela. Con Tano y Tana emprendo una nueva faceta y lo hago con mucha ilusión y cómo no, con mucha dedicación y horas de investigación, buscando fórmulas para materializar mi proyecto.

     La idea principal de esta iniciativa se fundamenta sobre dos conceptos: crear productos que los más peques de la casa pudiesen manipular para ir evolucionando en sus destrezas y crear herramientas que sirviesen de apoyo para que los padres y madres pudiesen contarles historias e interactuar con ellos.

     El resultado, como podréis ver en nuestra recién inaugurada página web, son libros de tela con actividades para que los niños y niñas, acompañados por un adulto, comiencen a experimentar, manipular, colocar y ordenar una gran diversidad de piezas y materiales, donde priman siempre la selección de texturas y la composición de color. Además, creo que es un interesante medio para ir acercándolos al mundo de los libros.

     El nombre de este proyecto es el de los protagonistas de nuestro primer libro, Tano, Tana y la Luna. Entre ellos comparten fantasías, ilusiones, aventuras y experiencias y avanzan juntos para llegar más lejos. Y esa es la idea que nuestros libros-juguetes desean transmitir.

     Ahora espero que os guste y que todos y todas paséis a formar parte de Tano y Tana.

Bocetos para elaborar el emocionario.


2 pensamientos sobre “Así comenzó todo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *