Lecturas divertidas

Si hay algo importante en la educación de nuestros hijos e hijas, eso es la lectura, tanto para la adquisición y desarrollo del lenguaje como para fomentar el propio gusto por los libros y la literatura. La lectura es el instrumento de aprendizaje más importante con la que podemos disfrutar a la vez que estamos trabajando. Yo os animo a que comencéis lo antes posible a leerles cuentos y a narrarles historias todos los días, porque poquito a poco se convertirá en una rutina.

Lecturas infantiles

Son muchos los formatos y contenidos que pueden atraer la atención de los niños y niñas, vosotros mismo podréis comprobarlo si os los lleváis a una biblioteca o a una librería, pero hasta que se inicien en la lectura, las ilustraciones que acompañan el texto van a ser el foco de atención y curiosidad de nuestros pequeños. Cuando le leemos a mi hijo un libro, él no para de fijarse en las ilustraciones y me pregunta constantemente qué están contando. Es decir, las imágenes constituyen la manera de leer en la etapa infantil y si son capaces de “enganchar” a  los pequeños lectores tendremos mucho conseguido. Creo que esto añade más dificultad a la labor de los ilustradores que, con frecuencia, superan con nota. Sin embargo, ya se sabe que reconocer en nuestro país una labor artística es casi una utopía.

Ilustración de Carlos Romeu de su libro Los lápices mágicos.

Ilustración del libro Los lápices mágicos, de Romeu.

En mi caso, a mi hijo, la mayoría de los dibujos que le han llamado la atención son aquellos que están construidos con trazos muy simples, podríamos decir de un estilo naif, ingenuo o infantil, pero suficientes para conceder a los personajes y escenarios el carácter narrativo necesario para desarrollar la historia. Por ejemplo, le encantan los trazos de Romeu, como en su precioso libro Los lápices mágicos (SM, 2005), o los de Ana Llenas en El monstruo de colores (Flamboyant, 2017). Pero aún es mejor cuando miramos un libro de no ficción, ya que lo leemos en función de las imágenes que le interesan. Mi primer libro de historia, con ilustraciones de Mikel Valverde, fue y sigue siendo todo un éxito para él (texto de Teresa Tellechea, SM, 2017). Hace poco nos atrevimos a comprarle La aventura de la vida, un libro sobre la evolución humana que, realmente, tiene un texto demasiado complejo todavía para su edad, pero gracias a las ilustraciones de Pilarín Bayés se entusiasma con muchas de sus páginas (texto de Eudald Carbonell, laGalera, 2016).

La aventura de la vida. Por Eudald Carbonell. Ilustraciones de Pilarín Bayés.

Portada del libro La aventura de la vida. Texto de Eudald Carbonell. Ilustraciones de Pilarín Bayés.

Creo que en este aspecto hay un amplio espacio de calidad en las estanterías de nuestras bibliotecas y librerías, si bien es cierto que, como para todo en la vida, hay que probar con muchos libros. Nos equivocaremos en algunos y acertaremos con otros. Por eso es una tarea en la que no hay que cejar en el empeño y crear una costumbre y una rutina para incorporar la lectura en nuestra actividad diaria con nuestros pequeños. Y también hay que patear las bibliotecas y dejarse parte de nuestro presupuesto en las librerías; habrá veces que demos nuestro tiempo y dinero por mal empleado, pero si somos constantes serán más las que valga (y mucho) la pena. O al menos, esa es mi experiencia.

Lo que es evidente es que se puede minimizar esta desorientación si nos informamos un poco y si acudimos a sellos editoriales de garantía. En este terreno creo que SM cuida su catálogo infantil como nadie, sea cual sea la edad y el contenido. La estantería de mi hijo se ha ido llenado de sus libros, y lo que queda. Además, intento acudir a los consejos de personas conocedoras de este ámbito cuya opinión me aporta confianza, sigo a grupos de Facebook como Cuentos para peques y más, trato de saber qué les gusta a otros niños y niñas de su edad y siempre hojeo atentamente los libros antes de elegirlos. De esa manera he ido adquiriendo mi propio criterio y acierto cada vez más para atraer su atención que, como a todos sus compañeros de edad, es bien exigente.